Si bien los adultos pueden practicar aikido por relajación, defensa personal o para buscar un equilibrio o paz interior, en el caso de los niños es un poco distinto.

Los pequeños no están pendientes de estos conceptos. Por lo mismo, ¿puede ser una buena idea llevarlos a aikido? ¿Los ayudará en sus vidas?

Quienes somos padres y practicamos aikido creemos firmemente que es una muy buena actividad para niños y jóvenes, y aquí les dejaré algunos motivos:

  1. El aikido es una disciplina de defensa personal no agresiva. ¿Cómo puede ser esto posible? Porque con el aikido no puedes ir buscando pelea. Solo puedes terminar una. El aikido no fomenta en los niños el síndrome de los power ranger, con el que van por ahí pegándole a otros niños. El aikido enseña superación personal, trabajo en equipo, respeto por el cuerpo y sobre todo, a desviar y anular ataques.
  2. Aikido como disciplina marcial budista. Igual que en el punto anterior, puede sonar contradictorio. Un arte marcial, que se supone que es para pelear y agredir, ¿cómo puede ser no agresiva y budista al mismo tiempo? En aikido usamos técnicas de respiración, buscamos la concentración, la capacidad para seguir instrucciones y sobre todo un sentido de alerta personal orientado a desarrollar mucho más que las capacidades físicas. El éxito de una técnica, en aikido, se mide en función de qué tan fácil puede resultar hacerla sin necesidad de usar fuerza o agresividad.
  3. Aikido ayuda a niños y niñas a aprender técnicas prácticas de defensa personal, que al no depender de la fuerza, sino de la técnica, les permiten protegerse efectivamente de personas mayores o de mayor fuerza/peso que ellos. En niveles avanzados, el aikido permite también protegerse de múltiples agresores.
  4. El aikido enseña a empatizar y armonizar con otros niños. Como la práctica es 50% caer ante la técnica del otro y 50% realizar la técnica, el Aikido permite desarrollar un fuerte sentido de empatía, ya que aprendemos tanto de lo que nos hacen como de lo que hacemos. Cómo sentimos la técnica y cómo hacemos que se sienta. Y todo en un ambiente de calma y respeto, donde sabemos que estamos poniendo nuestro cuerpo al servicio del otro y que debemos ser cuidadosos.
  5. El aikido ayuda a los niños a mejorar en el colegio y los deportes. Porque por un lado ayuda en los procesos de concentración y calma y por otro les entrega herramientas concretas para mejorar su equilibrio, control corporal y capacidad muscular.
  6. Y finalmente lo mejor de todo, ya lo dije antes, pero la verdad es que el aikido funciona bien con personas de todos los tamaños. Hay muchos practicantes de estatura pequeña que logran controlar oponentes del doble de su tamaño. Como no es fuerza, sino equilibrio, incluso ¡puede darles ventajas!

 

 

Te invitamos a revisar el horario de aikido para niños y jóvenes. Las clases son separadas ya que la práctica de los jóvenes tiene un énfasis distinto al de los niños. Lo mismo pasa en el caso de los adultos.

Por favor, es muy importante tener las siguientes consideraciones:

Para tomar una clase de Aikido de prueba y gratis deben venir con pantalón de buzo, polera blanca y una botella con agua sola y sin gas. No gaseosas, ni jugos, ni bebidas isotónicas.

El Aikido puede ser practicado por niños de ambos sexos desde los 5 años en adelante.

Niños de 4 años pueden practicar solo el día Sábado.

Aikido jóvenes.

Start typing and press Enter to search